Aumenta el flujo de caja de tu empresa

Saber gestionar el flujo de caja adecuadamente, es un factor determinante para el crecimiento y desarrollo de una empresa. Un mal manejo de esto, afectaría su liquidez y generaría una pérdida de credibilidad y confianza con tus clientes, proveedores y empleados. Por eso, es esencial darle importancia a su funcionamiento.

Sigue estos consejos y mejora la gestión en el flujo de caja de tu empresa:

  1. Organiza tu sistema de cobro:

Busca estrategias para realizar la cobranza de tus clientes, ofrece incentivos como descuentos por pagar anticipado, establece sanciones por atrasos en el pago. Si mantienes una buena rotación de tus cuentas pendientes, podrás invertir en el crecimiento de tu empresa.

También, es recomendable que para realizar las facturas en el momento que corresponde, cuentes con un software que haga el proceso de forma automática, pues utilizar una herramienta de contabilidad te ayudará a organizar la cuentas según su antigüedad y tomar sus respectivas acciones de forma inmediata cuando existen cuentas atrasadas.

  • Controla el inventario:

Cuando tu empresa maneja productos, este es un factor fundamental que te permitirá saber cuales son los productos de mayor y menor rotación. Así podrás tomar decisiones en cuanto a la cantidad que compras de cada producto.

  • Ajusta los gastos y costos a la realidad de tu empresa:

Debes estar muy atento a los gastos que aportan muy poco a la empresa, establece una jerarquía de los gastos que son más necesarios y de los que no, para determinar su verdadera necesidad. Centra tu atención en optimizar los procesos productivos de la empresa para ahorrar recursos.

Tu meta debe enfocarse en aumentar los niveles de ingresos y controlar o disminuir los gastos y costos para que se generen beneficios que te ayuden a crecer como empresa y tener una estabilidad económica.  

  • Realiza un presupuesto:

Realizar una proyección es la mejor forma de prever futuros problemas en tu empresa. Fija un presupuesto de entradas y salidas de efectivo, en donde incluirás capital, inventario, cuentas por cobrar y pagar, obligaciones a corto plazo, entre otras cosas que se puedan presentar.  Asegúrate de ser lo más realista y objetivo posible.

  • Utiliza un sistema de factoring:

Esta es una opción recomendable para las pequeñas y medianas empresas que tienen problemas de liquidez. El factoring es una herramienta financiera que le permite a las empresas obtener liquidez a partir de sus facturas por cobrar.

Consiste en ceder sus facturas a una entidad que este autorizada para realizar factoring; la empresa recibe de manera anticipada el dinero de su factura a cambio de asumir un porcentaje de descuento en dichas facturas.

Existen plataformas online que optimizan este procedimiento y ofrecen mejores condiciones de financiación para las empresas.

Tener un flujo de caja saludable es uno de los pilares para el funcionamiento de una empresa, existen muchos factores que lo puedan alterar, por eso debes manejar muy bien las finanzas de tu empresa o buscar la ayuda de expertos que aporten un desarrollo favorable.

Leave A Reply