¿Cómo calcular el costeo de un producto y/o servicio?

Calcular el costeo de un producto o un servicio correctamente es un interrogante que muchos emprendedores y empresarios se realizan, por desconocimiento o por no tener claridad en la relación de la producción, comercialización y ganancia. En este blog, te daremos algunos tips para que realices adecuadamente el costeo de tus productos y/o servicios.

Iniciemos definiendo ¿Qué es el costear un producto y/o servicio?

El costeo es una inversión en dinero que una persona natural o jurídica, realiza con el objetivo de efectuar labores de producir un producto, comercializar mercancías y/o prestar servicios, es decir, obtener con base a costos fijos y variables de una compañía, la cuantificación de lo que nos cuesta como empresa fabricar y/o comercializar bienes o servicios.

Al realizar el costeo debes tener en cuenta algunas métricas de impacto financiero para lograr un análisis más profundo, entre las más importantes están:

  • El margen bruto: Debes tener claro cuánto dinero vas a ganar por brindar un servicio o comercializar un producto.
  • Ratio de CV – Costo variable: Se debe tener un equilibrio entre la estructura de gastos fijos y la estructura de gastos variables.
  • Rentabilidad por producto, línea, locación: Estas variables están relacionadas, pues no solo debes analizar la rentabilidad por producto único, sino que también debes analizarla por línea de producto obteniendo información valiosa para fijar el coste de los mismo. Asimismo, debes generar análisis de rentabilidad por punto de venta específicos o canal de comercialización.
  • Punto de equilibrio: Valida tus estructuras cada vez que tengas la oportunidad, ya que de esto dependen los impactos en costos, gastos, y todo aquello que no está relacionado con el bien o producto.
  • Estimación de clientes por productos: Esta métrica te va a permitir como empresa generar una conexión en lo que debemos tener en cuenta para costear de la forma más real posible.

Lea también: Modalidad de selección mínima cuantía

Existen dos tipos de gastos deducibles que forman parte del coste, los directos y los indirectos.

Los gastos directos son los que se pueden asignar directamente al producto sin duda alguna, por ejemplo, materia prima, transporte, mano de obra, entre otros.

Cuando mayor sea el coste que incurra en la prestación de un servicio o en la producción, es probable que mayor sea el precio venta, para poder obtener beneficio o ROI (retorno de la inversión).

Los gastos indirectos son el resto de gastos que intervienen en la producción pero que son difíciles de asignar directamente al producto, es decir, aquellos que incurren durante el ejercicio de la actividad de la empresa. Algunos de ellos pueden ser: el arriendo de un lugar, los recibos, los impuesto y la maquinaria.

Ten en cuenta estas recomendaciones para calcular el costo de tus productos y/o servicios:

  1. Analiza e identifica hacia dónde va dirigido tu producto. Esto te ayudará a que analices a tus competidores y el precio en el cual mantienen sus productos.
  2. Determina cuáles son tus costos fijos y variables. Los costos fijos son aquellos la empresa debe pagar independientemente de su nivel de operación, es decir, produzca o no produzca debe pagar la misma cantidad y los costos variables van relacionados con la materia prima de tu producto, lo que te permitirá saber si este es duradero o no.
  3. Haz un análisis de cuanto dinero quieres ganar y evalúa constantemente el valor de tus productos sin salirte del mercado.

Leave A Reply