Principios de la contratación estatal

La contratación estatal es el conjunto de normas que regulan todos los procedimientos que se adelantan para que las identidades del Estado puedan realizar sus procesos de abastecimiento cuando identifican una necesidad.

 En este proceso intervienen 3 partes: el estado (contratante), el proponente( contratista) y el interventor( tercera persona que vela por el cumplimiento del contrato).

  Dentro de un proceso de licitación existen oportunidades para que los proponentes puedan objetar todo el desarrollo de la misma. Para ello debes conocer las nociones básicas de los principios de la contratación estatal, los cuales están contemplados en la ley. En importante que conozcas cada uno de ellos y lo sepas diferenciar.

  1. Igualdad:

Los interesados y participantes en un proceso de selección deben encontrarse en igual condición, obtener las mismas facilidades y estar en posibilidad de efectuar sus ofertas dentro de las mismas bases y condiciones. Es decir, el contratante tiene la obligación legal de ofrecer igualdad de condiciones a los proponentes, pero está en todo su derecho de establecer los requisitos o exigencias previas para aceptar a alguien como participante en un proceso de contratación.

Si el contratante permite que un proponente participe del proceso de selección sin cumplir los requisitos previos, se estaría vulnerando este principio. Por lo tanto, debes estar muy atento a que el contrincante cumpla con los requisitos establecidos por la entidad, los cuales se publican previamente y como participante tienes derecho a revisar que los demás proponentes cumplan con estas exigencias.

Lea también: Herramientas imprescindibles que debes saber de Excel

  • Transparencia:

La contratación adelantada por entidades estatales debe tener reglas objetivas, claras, justas y completas que permitan a los proponentes la entrega de propuestas competentes, así como la presentación de objeciones, preguntas o aclaraciones de los documentos adoptados por la entidad.

En cumplimiento de lo anterior, las entidades estatales deben realizar audiencias públicas en donde los proponentes pueden expresar sus dudas y presentar preguntas, aclaraciones y/o quejas.

  • Economía:

Lo procesos de selección tendrán que estructurarse de tal manera que, solo se tengan que surtir las etapas necesarias, a términos y plazos preclusivos y definitivos, invirtiendo el menor presupuesto posible.

Con antelación al inicio del proceso de selección, la entidad estatal deberá asegurarse de contar con las partidas presupuestales necesarias y estudios previos que permitan establecer el objeto a contratar.

Se adoptarán procedimientos que garanticen la pronta solución de las

diferencias y controversias que con motivo de la celebración y ejecución del contrato se presenten.

  • Responsabilidad:

Las entidades estatales y contratistas son responsables de su actuación durante el proceso de selección. Cualquier acto ilícito y/o omisiones que causen prejuicios a los proponentes y contratistas deberán responder civil, penal y disciplinariamente.

La responsabilidad de la dirección, manejo de la actividad contractual y la de los procesos de selección será del jefe o representante de la entidad estatal quien no podrá trasladarla a las juntas o consejos directivos de la entidad, ni a las corporaciones de elección popular, a los comités asesores, ni a los organismos de control y vigilancia.

Leave A Reply