Realiza el cierre contable

Nada más importante que el cierre de ciclos de una empresa, especialmente el cierre contable. En él veremos reflejadas cosas importantes como si el modelo de negocio está funcionando o si por el contrario se están generando pérdidas. Por ejemplo, si te das cuenta que los costos y gastos superan las utilidades, entonces se están presentando pérdidas. Estas son algunas pautas para tener en cuenta a la hora de encuadrar tu año contable.

Este ejercicio económico se realiza normalmente a final del año, es decir luego del 31 de diciembre hasta máximo mes de marzo, puesto que más allá de estas fechas usualmente hay saldos bancarios sin conciliar, acreedores que inflan el balance aunque estén incorrectos, saldos deudores, entre otros desajustes que afectan el buen funcionamiento del área contable de la organización.

  1. Revisión y conciliación de cuentas Se toma una por una las cuentas del balance de prueba y se hace la revisión (recomendable que algunas sean hechas necesariamente por terceros) para verificar la realidad económica y saldos reales, esto para comprobar el correcto estado de los soportes contables como por ejemplo los extractos bancarios. Por otro lado, para hacer esta correcta revisión es recomendable tener módulos como el de cartera, proveedores, nómina, inventarios, entre otros, y deben coincidir con exactitud tanto en la cuenta contable como en el módulo.
  2. Cuentas de resultados Se cierran las cuentas de resultados para determinar el resultado económico, es decir si resultó ser una utilidad o una pérdida. Este proceso normalmente se realiza por medio de un software que cierra las cuentas de resultados contra una cuenta de patrimonio denominada precisamente “utilidad” o “pérdida del ejercicio”. En caso de que el resultado sea una pérdida, se disminuirá el patrimonio y si por el contrario resulta en utilidad, entonces la cuenta de patrimonio subirá.
  3. Cancelación de cuentas Previo al cierre de las cuentas se tiene que realizar ajustes y conciliaciones, por ejemplo: la depreciación de los activos fijos, la amortización de los activos intangibles y diferidos, la provisión de cartera y los ajustes necesarios en los inventarios.

Finalmente, tener en cuenta la importancia planear y mantener una política contable que cuente la situación financiera real, que permita estar al tanto de la carga tributaria, disponibilidad del capital de trabajo entre otros aspectos claves que definirán los procedimientos y objetivos contables. Lo recomendable es definir estos aspectos justo al iniciar el período y no en el tiempo del debido cierre contable.

🗓️ Si estás a punto de iniciar tu cierre contable no te puedes perder de nuestro evento “Masterclass contable y fiscal: cerrando ciclos 2020” que se realizará el próximo 4 y 5 de marzo.

Click aquí para más información.

Leave A Reply